martes, 13 de diciembre de 2011

¿hasta que la muerte los separe?


Después de un tiempo sin escribir, publico unas líneas sobre un tema que de verdad me sorprende.

Sin darme cuenta, me he vuelto un gran observador. Con esto me refiero a que cuando salgo de casa, bien sea para ir a clase, comprar o simplemente a dar una vuelta, me fijo en toda esa gente que pasa a nuestro lado. Siempre está el chico del patín, la típica chica que parece ser la inspiración de la muñeca barby, la pareja de jóvenes paseando al perrito, el hombre con el periódico, la mujer con el bebé… y esa típica pareja de ancianos. Y es esto lo que me sorprende. ¿Cómo pueden llegar a esa edad cogidos de la mano?

Seguro que si fuésemos preguntando por la calle, muchas personas responderían que llegaron lejos porque se querían… otras simplemente dirían que llegaron lejos simplemente aguantándose… día tras día…

Yo no sé si es porque se quieren de verdad o simplemente porque se aguantan pero la verdad que ver una pareja de ancianos caminando por la calle, riendo juntos, cogidos de la mano y con ese brillo en la mirada mientras hablan es símbolo de constancia. Con esto me refiero a que seguro que han tenido muchos problemas o mal entendidos, pero han luchado por salir a delante. Y ahí están. Se habrán enfrentado a tiempos duros donde seguro que habrán tenido que luchar por encontrar algo que llevarse a la boca, luchar por conservar solo los buenos recuerdos cuando el hombre partía a la guerra…

Hoy en día miro a mi alrededor y no veo esa “seguridad” en las parejas. Sin duda son otros tiempos. Ahora está bien visto cambiar de pareja, la mayoría de las veces, por una tontería.

Quizás algún día, un joven como yo escriba unas palabras parecidas. Palabras que digan lo bonito que es ver a unos ancianos caminando juntos en un parque o disfrutando de su nieto, muchas veces, recordando cuando ese pequeño del que cuidaban era su hijo.

Un saludo!!

miércoles, 14 de septiembre de 2011

decepción...


Después de mucho tiempo, escribo unas palabras pero con un sentimiento completamente diferente. La última vez, me despedía ahora, decepción es la palabra…

“La decepción es un sentimiento de insatisfacción que surge cuando no se cumplen las expectativas sobre un deseo o una persona. Se forma en unir dos emociones primarias, la sorpresa y la pena”.

La decepción es subjetiva porque depende del resultado esperado de un acontecimiento, por lo que un mismo hecho puede resultar bueno para una persona y decepcionante para otra. Cuando la decepción afecta a las personas, se cambia la imagen mental que se tenia de ellas, sobre todo si afecta a partes fundamentales de la personalidad y puede producir la ruptura de la relación.

Ahora que ya sabemos la definición de este término, expondré mis pensamientos.

En mi opinión, la mejor manera de que una persona no te decepcione, es no esperar nada de ella. Nada bueno ni nada malo.

La decepción de un amigo siempre duele pero descubrir que alguien más especial que ese colega no es como creías, mata. A mi me ha ocurrido, tanto con ese “colega” como esa persona aun más “especial”.

Teniendo en cuenta esto último, comunico que cambiaré en todos los sentidos. Y a partir de ahora, veré qué es lo que se dice de mi.

Un saludo!!

jueves, 14 de abril de 2011

Cada día me doy más cuenta de las cosas…


Cada día me doy más cuenta de las cosas…

Toda persona tiene en su vida seres de apoyo, seres a los que poder confiar un secreto o pedir un consejo. En muchos casos, estos seres son padre, madre, hermano, hermana, etc. Familiares. Familiares que siempre están ahí para ayudarte, apoyarte, etc. Son familias modelo. En otros casos, no son familiares. Son amigos. De los verdaderos.

Cada día me doy más cuenta de las cosas…

Yo personalmente he de decir que ha día de hoy me he dado cuenta de quienes son mis apoyos. De quienes son verdaderamente los pilares de mi vida. Éstos no son ni mi padre, ni mi madre, ni mis hermanos… Son personas que al fin y al cabo, no son nada a mí. Son personas que he conocido fuera del ámbito familiar, auque una de ellas sea considerada como un hermano y la otra espero que algún día pase a ser algo más de lo que es a día de hoy. No tengo una familia modelo, aunque sí conozco una que especialmente, de alguna manera envidio (envidia sana).

Cada día me doy más cuenta de las cosas…

Mis dos apoyos son dos personas que me conocen bien. Saben cuando las cosas van bien y cuando no. Saben como ayudarme, siempre, sin meterse en “mi vida”. Cosa que ignoran como agradezco.

Intentan saber qué me preocupa preguntándome. Desgraciadamente para ellos, no soy de los que se abren. Aún así, estoy infinitamente agradecido.

Cada día me doy más cuenta de las cosas…

Dentro de apenas 43 horas, me tengo que separar de quien me ha enseñado tantas cosas… De quien me ha hecho reír tanto… De quien ha sido mi compañero en los buenos momentos y más especialmente en los malos… De quien siempre ha estado ahí cuando lo he necesitado… De quien siempre, siempre, ha confiado plenamente en mí… De quien me ha enseñado tanto, como por ejemplo, comprarme una caña para enseñarme a pescar… De quien en definitiva, me ha dado tantos momentos buenos.

Gracias.

De mi otro apoyo también me separo, de otra manera no tan “dolorosa”.

Cada día me doy más cuenta de las cosas…

También, por último pero no por ello menos importante, quería mencionar a una persona a la cual le he cogido mucho cariño. Nuestro colega de fiesta y risas.

A vosotros, mi gamusino, mi gallina y mi colega del bravo, os echaré de menos en los días venideros, gracias por todo de corazón.

Un saludo!!

domingo, 30 de enero de 2011

Sinceridad, ¿virtud o defecto?


La sinceridad es una actitud que las personas pueden tener para enfrentar su vida y que se caracteriza por la honestidad y la utilización de la verdad en todos los ámbitos de la vida cotidiana. La sinceridad es uno de los elementos o de los valores más importantes y más loables de una persona ya que se basa en ser y actuar tal como uno es, siente o piensa, dejando de lado todo tipo de fingimientos o hipocresías. La sinceridad siempre es atribuida a los niños y a los locos, dos figuras sociales que por su condición no están tan atados a las pautas de comportamiento social (que a veces pueden hacernos actuar de manera diferente a como pensamos) y por lo tanto no tienen miedo o conciencia de decir lo que realmente piensan.

Si bien en la mayoría de los casos la sinceridad es una actitud positiva, en cierto sentido la misma también puede implicar algo de negativo. Esto es así en lo que respecta a no poder adecuarse de manera apropiada a diferentes ámbitos y decir siempre lo primero que a uno le viene a la cabeza sin medir las consecuencias, las formas o el público. El exceso de sinceridad puede ser visto como algo molesto o agresivo en algunos casos.

Teniendo en cuenta esto, he de decir que me considero sincero pero no un niño y mucho menos un loco. Me caracterizo por decir lo que pienso, aunque haya gente a la que esto les parezca mal. No voy a mentir sobre la idea que tengo de algo o de alguien.

También es verdad que esto me ha dado problemas.

Si me pides opinión, tendrás que tener en cuenta que lo que diga no sea lo que esperas o como lo esperas.

Un saludo!!

jueves, 27 de enero de 2011

decisiones que marcan...


Hoy me planteo o mejor dicho, me empiezo a plantear, una de las decisiones más importantes que podré tomar a lo largo de mi vida. Es tan importante porque de ella puede depender mi futuro, un futuro más próspero en todos los sentidos.

Una de las cosas que me impulsa a tomar esa decisión es mi edad, soy joven, no siempre voy a tener 21 años y por intentarlo no pierdo tampoco gran cosa. Además, me gustaría tener un puesto de trabajo estable para que en el día de mañana no les falte nada a mi familia.

Lo que me frena un poco es el no saber si seré capaz de conseguir llegar a la meta. Pero sólo intentándolo tendré una respuesta.

Hace varios años, me topé con una gran persona que me dijo algo que en aquel momento quizás no asumí. Ella, después de una intensa mirada me dijo que era (palabras textuales) “un pesimista genético”. Todo ello por decirle que no sería capaz de superar una prueba, prueba que superé con creces.

Teniendo en cuenta esas palabras, tengo que decir que sí, que seré capaz de conseguir mis objetivos, porque soy optimista.

Al menos dos de las personas más importantes en vida me han dado el visto bueno, ahora sólo falta que yo me lo de a mi mismo, que lo asuma y me suba al carro del destino.


Un saludo!!


domingo, 23 de enero de 2011

Lo más lejos, a tu lado...


“No hay más motivo ni razón

que me acordé de ti”.

Hoy ago esta nueva entrada dedicándosela a uno de los grandes. Porque con cada letra hace que me sienta identificado. Porque es una persona que ha llegado a lo más alto labrándose una exitosa carrera musical. Porque no ha llegado a la fama por ser guapo o destacar entre las grandes celebridades.

“Y no volveré a sentirme extraño
Aunque no me llegue a conocer”

Porque es una persona que tiene estilo, un estilo personal. Porque es una persona a la que no le importa el qué dirán. Porque él es pequeño, pero poderoso.

“¡Raro! ¡No digo diferente digo raro!
ya no sé si el mundo está al revés
o soy yo el que está cabeza abajo”

Definitivamente, porque con cada una las frases que componen tus letras, me haces pensar que si yo fuese compositor, no podría expresar mis pensamientos con tal certeza como lo haces tú.

“Y no conozco otra manera de vivir
no voy a ser mas complicado que una flor
ya se que mientras tenga fuerte la raíz
el propio llanto regara mi corazón”.


Gracias, un saludo!

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Me inspiras...¿confianza?


El término 'confianza' se define como la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo, de algo o sobre si mismo.

La confianza es una poderosa energía. Se apoya en la firme esperanza y proporciona seguridad, bienestar, alegría. La confianza nos hace más fuertes, más libres y también mejores. Por el contrario, el recelo lleva al temor, al malestar, a la insatisfacción. La duda, la inquietud, nos reprime, no nos deja actuar, dificulta que tomemos iniciativas, nos paraliza, sufrimos.

Para sobrevivir, el ser humano tuvo que aprender a confiar en el otro. Cuando el homínido dejó el árbol y se adentró en un medio desconocido y lleno de peligros encontró en la asociación con otros miembros de su especie la forma de no perecer. El vínculo social explica nuestro desarrollo, y esa unión se fundamenta en la mutua confianza.

Teniendo en cuenta esto, quiero expresar algo.

Hace tiempo, conocí a una persona que me inspiró mucha confianza. Una persona que aún no me ha defraudado. La llamaremos Leo. Desde entonces, toda persona que se acerque a mí, sin yo ser consciente, está pasando por una especie de "escáner". Te lo explico. Toda persona nueva en mi vida, es comparada inconcientemente con Leo. Es decir, si alguien no está a la altura de Leo, no le doy la oportunidad de darse a conocer. Sé que es egoísta por mi parte, pero repito que es inconscientemente.

Si me inspiras confianza, pasas a la segunda fase. En caso contrario, estás expulsado.

Desde entonces, intento que la primera impresión que me de alguien NO sea la que decida.

Un saludo!!